Buenos días y buen viaje

[Desayunos viajeros en #SanFrancisco2016]

Desde mi último post ha pasado mucho tiempo. Durante estas semanas han sucedido muchas cosas: entre ellas un esperado y deseado viaje a San Francisco. Así que me siento especialmente feliz de reencontrarme con casicuarenta.com

Así pues, creo que es el momento ideal para empezar con esta nueva sección: “Desayunos viajeros”, donde se juntan  dos de mis grandes pasiones: viajar y desayunar.

Como adelantaba al inicio de este post, hace algo más de un mes, por motivos de trabajo, volé a San Francisco. Sí, llámame afortunada, porque lo soy y soy muy consciente de ello. Teníamos un programa completo de visitas muy interesantes por toda la ciudad y alrededores, pero… ¿qué es un día en la city sin un buen desayuno americano?

Así que para aquellos que en breve o no tan breve tengan la suerte de visitar esta maravillosa ciudad de emprendedores, os sugiero empezar el día en los siguientes sitios:

Mo’z café: Mi preferido. Y he de confesar que desayuné aquí dos veces en una semana 😉 Solo pensar en el olor de esas deliciosas pancakes, cogería un vuelo ahora mismo. Esas cuatro tortitas, con sirope y azúcar espolvoreado, son difíciles de olvidar.

Taylor Street Coffee Shop: Si fuera por la apariencia del local no creo que hubiese entrado, pero gracias a la puntuación de Google y que estaba al lado del hotel donde nos alojábamos, lo probé y me encantó. Mi elección para este pequeño restaurante fueron unas riquísimas French Toast.

Homeskillet: Restaurante auténtico, de esos que salen en las películas americanas, así que la experiencia gastronómica prometía. El desayuno elegido en este caso fue un sabroso sándwich con jamón, queso y tortilla. ¡Espectacular!

Dottie’s true blue café: Era mi último día en la ciudad y no me importó hacer una hora de cola, mereció la pena. El lugar es muy auténtico y más si te ubican en la barra cerca de la cocina. Mejor no escribir el homenaje que me di, porque fue todo menos bajo en calorías.

Con estas cuatro recomendaciones empiezo mi sección gastronómico-viajera.

¡Espero que os guste!

Así pues, ¡buen viaje y buen provecho!

Anuncios

Room Service: I like it

Es difícil admitirlo, pero me declaro oficialmente fan del room service, lo que comúnmente se conoce como servicio de habitaciones. Durante toda mi vida lo he visto como algo que no iba conmigo, que no lo iba a utilizar nunca, a no ser que me encontrase en alguna situación excepcional.

Todos tenemos claro que si tenemos que trabajar fuera de casa, al menos podemos aprovechar los ratos libres para probar sitios nuevos en los que degustar la gastronomía local. Explorar las ciudades españolas a través de su cocina era algo apasionante, hasta que llegó a mi vida el room service.

Hace algunos meses que aparecieron los primeros síntomas.

Fue en Valencia: había tenido una semana dura y no tenía ganas de salir a buscar un restaurante. Pensé que era un hecho aislado. Tenía un sinfín de excusas, todas muy justificadas y pedí un sándwich mixto, mi sándwich favorito. Me lo sirvieron en una bandeja cubierto con una campana, como en las películas. Me encantó.  Cuando lo destapé y vi lo que había en su interior, todo tan bien colocadito, me sentí como una estrella de Hollywood. No puede evitar compartir ese momento con mi querida madre, que a veces piensa que no sé cuidarme lo suficiente ;-). Y quedó como un hecho aislado. Un pequeño lujo aislado.

El pasado jueves estuve en Málaga: la ciudad del sol y el mar. Nada hacía presagiar lo que iba a suceder a continuación.  Llegué al hotel bastante tarde y lo primero que pensé al entrar en la habitación fue en utilizar el servicio de habitaciones, otra vez.

Con la misma ilusión, pedí mi querido sándwich mixto aunque en esta ocasión, era una versión más gourmet con una pinta deliciosa… Y llegó la bandeja a mi habitación. Qué bajón. Mi sándwich mixto deluxe… ¡cubierto con una simple servilleta! “Houston, tenemos un problema”:  ¿dónde estaba la tapa plateada ovalada? Sin esa tapa el room service ya no es un room service. Afortunadamente, el sándwich estaba riquísimo.

Ahora que lo pienso, quizás he utilizado más de dos veces este servicio. Es más grave de lo que me imaginaba. Aunque la próxima vez, me aseguraré de que el servicio incluye tapa ovalada plateada.